?Por que debido a no ligamos en bares?

La tecnologia llego de hacernos las cosas mas sencillos, asi­ como ofrecernos sexo a asalto de ‘swipe’. Actualmente jornada, cada uno llega al bar ligado sobre morada. Tan simple, tan agradable. Y asi nos esta dejando.

Estoy en la estanteria 8 y medio de Madrid. Avenida Martin sobre las Heros, cantidad 11. Voy por mi segundo capuchino cuando le veo. Rubio, ojos grises, Bocamangas dobladas a lo James Dean. Definitivamente un like, un swipe a la derecha, un 95% hot. Aunque lo cual no es Tinder o Instagram o Badoo o cualquier otra que se le parezca. Aca nunca leere que tiene 30 anos de vida, es vi­a danes, amante de los animales, que con el novio voy a tener “la cita mas alucinante” sobre mi vida o que su perfil sobre Instagram es @sexydanish69. Quizas ninguna persona deba conocer eso nunca. Tampoco me preguntara cuanto lastre, cuanto mido o si mis fotos son recientes. De hecho, lo podria ver por el mismo… En Caso De Que levantase la frente del Conversaciones intimas de Ingmar Bergman que goza de entre las manos.

Pero pensar en todo lo cual seri­a inutil porque soy demasiado cobarde como para acercarme a el novio

No, al menos, carente una bebida mas intenso que un cafe sobre maquina con azucar moreno. Asi­ como, claro, nunca desprovisto un acuerdo previo. La aceptacion mutua via app que me de algun Indudablemente anti-ridiculo. ?Es asi como funciona el mundo moderno?

En un bar, me digo a mi misma mientras meto otro en de azucar en el cafe, es distinta. Las chispas del alcohol y el empuje de la musica, desplazandolo hacia el pelo quizas incluso alentada por mis ademas ebrios amistades, me obligarian a proceder. A realizar la curva lenta, como Ethan en Lizzie McGuire. ?Y lo haria? No la curva lenta, sino llevar la empuje en un bar. Pensemoslo bien. ?Por que me iba a arriesgar? ?Por que iba a estar a costas de tener un lio esta noche en la que me encuentro euforica, por que dejarlo en manos del destino o las situaciones o mi valentia fluctuante, cuando puedo pisar la discoteca con un ligue debido a bajo el brazo? Lo que se dice venir ligada sobre residencia. Ese parece acontecer el modus operandi de en la actualidad jornada, asi­ como no nos enganemos: es adecuado. Jodidamente sencillo. Asi­ como es que de este modo somos. Comodones. ?No era ese el objetivo de la tecnologia?

Las comedias romanticas nos mintieron: Ryan Gosling No hallarai?s fuera de el bar de Crazy, stupid, love, por motivo de que, en realidad, todo el mundo somos igual que Emma Stone al principio del filme: incapaces de arriesgar, conformandonos con lo que poseemos a el alrededor, en nuestro labor o el circulo sobre colegas, incapaces sobre reconocer a nadie mas alla, sobre disponer en practica nuestras habilidades sociales asi­ como arriesgar. ?El peligro! Ahi esta la clave. Somos una humanidad que va a lo seguro. Comodones. Mismamente somos. Desplazandolo hacia el pelo las unicas personas que se acercan en la actualidad jornada en los bares son los que deseas lo mas lejos probable. Con el fin de fiarte.

Atendiendo a lo cual, las apps para unir parecen una cosa extremadamente oportuno. Inclusive preciso. De eso nacio la ciencia: nunca con el fin de que nosotros nos adaptemos al universo, sino para que el ambiente se adapte a nosotros. Incluidos nuestros habitos sociales. Sin embargo nunca todo es tan vistoso como da la impresion. Ese delicado movimiento sobre dedo hacia la izquierda o la derecha no seri­a algo inocente y falto consecuencias. Es una constatacion sobre que hoy mas que Jami?s somos imagenes, perfiles desplazandolo hacia el pelo postureo. Somos lo que somos en Instagram, desplazandolo hacia el pelo exteriormente de eso nos encontramos desnudos.

Nunca permite mucho, HBO estreno en su catalogo el documental sujetar en internet, en el que la periodista y no ha transpirado escritora Nancy Jo Sales analiza desde multiples perspectivas el fenomeno de las apps sobre citas. Y no ha transpirado, bueno, algunas de las conclusiones son escalofriantes (*pretends to be shocked*). Companias igual que Tinder representan la invasion del capitalismo en las relaciones personales, en las que han instaurado un aparato mas sencilla y no ha transpirado estereotipado. Un aparato adonde la forma es lo mas fundamental, adonde se venden seres igual que productos sobre comercio desplazandolo hacia el pelo se les despoja sobre toda su humanidad. Suena terrible, No obstante es que lo seri­a: fomenta el empleo sobre generos binarios, convierte el ligue en un esparcimiento sobre consola (?todavia nunca proporcionan algun premio cuando llegas a las 100 matches?) y nos etiqueta, como en las blogs porno, que ganado. Nos aisla de las individuos. Nos pone lejos, muy lejos, de lo que las relaciones dentro de las personas (P-E-R-S-O-N-A-S) deberian ser.

Tinder nos ha quitado la empatia

Por lo menos antes eramos la conversacion en la lingote sobre un bar. Eramos un esparcimiento de miradas o un “?tienes fuego?”. Hoy por hoy solo somos perfiles a los que dar like (o no) sobre manera compulsiva. La misma Jo Sales bautizaba al engendro como “el apocalipsis de estas citas” en un reportaje de Vanity Fair permite 3 anos de vida, y no ha transpirado en su primera periodo ya reconocemos una certeza que, en todo este tiempo, se ha hecho mas asi­ como mas habitual: “Es una noche ci?modo en Manhattan, asi­ como en el bar Scout cualquier el universo esta en Tinder”. O Whatsapp, o Instagram, o Twitter. De algunos de las entrevistados, el ‘online dating’ es “una validacion sobre el elegante Solamente deslizando el pulgar en la empleo” y ha convertido el sexo en algo comodo. “Puedo conectarme a mi telefono En seguida asi­ como sin dilema encontrare a alguien con quien pueda tener relaciones sexuales esta noche, seguramente primero sobre medianoche”, le cuenta un ejecutivo sobre marketing neoyorquino sobre 26 anos de vida.

Y seguro que lees al completo esto pensando: vale, ?y cuando llega la zona en que nos iluminas referente a como Canjear esta posicion? Spoiler: no se puede. Mismamente es el mundo en el que vivimos, y no se puede batallar contra el novio. Esto no seri­a necesariamente malo. Las apps sobre citas si deben consecuencias positivas. sitios de citas de aplicaciones gratuitas Nunca me cerca de dilema que ya has escuchado varias veces la oracion “se conocieron en Tinder asi­ como ahora estan casados”. Cosas que pasan. ?O leyendas urbanas? Lo cierto es que estas plataformas te ayudan a montar sobre tu circulo, a descubrir personas cuando estas en un sitio desconocido o a tener sobre vez en cuando un lio sobre la noche (si, el sexo En la actualidad seri­a mas sencillo, desplazandolo hacia el pelo damos gracias por eso). Nunca invariablemente dispone de que acabar en nupcias, como las telenovelas.

La clave, igual que cualquier, esta en saber usarlo con culpabilidad. Con humanidad. Perpetua esa veneracion por la imagen y la belleza, pero la capacidad de resolucion (no solo sobre el swipe, sino Asimismo la conversacion y llevarlo a la vida real) la tenemos intacta. Funesto es. En seguida bien, por extremadamente interesante que sea Bergman, siempre echa un agujero a tu alrededor. Jami?s sabes cuando puedes tener individuo de esos encuentros anejos, demode, unicos.

Esos en las que Tenemos que arriesgar mas y cliquear menor.